Sigue nuestro blog

Buscar en el blog

¿Por qué a mi hijo le cuesta tanto comer?

Publicado : 14/10/2019 08:00:45
Categorías : Consejos

¿Por qué a mi hijo le cuesta tanto comer?

Muchas veces encontramos a padres y madres preocupados por sus hijos. Los llamados “mal comedores” traen de cabeza a muchos pues llegan a hacer que perdamos la paciencia.

Sin embargo, gritarles y ponernos nerviosos no va a hacer que la situación mejore.

 

Del mismo modo, obligarles a comer es inútil y contraproducente. Quédate esta frase grabada a fuego: “no hay que obligar jamás a un niño a comer”. Ni con promesas, ni premios, ni distracciones; ni castigándole, amenazándole ni con chantajes.

 

No hay que obligarle a comer porque es inútil y contraproducente, porque sólo conseguiremos que se ponga nervioso, termine llorando y vomitando todo.

 

Un niño malcomedor puede serlo por muchos motivos, por tanto, lo primero que hay que hacer es averiguar por qué no come.

En muchas ocasiones puede deberse a una dolencia puntual. Tener fiebre, estar pasando por un resfriado, si le están saliendo los dientes…, son causas totalmente normales para que un niño pierda el apetito.

En otras ocasiones la falta de apetito se debe a una alimentación poco adecuada y a la toma de alimentos fuera de los horarios de comida. Cuando llega el momento de comer “comida”, ya no tienen apetito.

No solo debemos tener cuidado con lo que le damos de comer (evita darle comida basura) sino también con la cantidad de comida que le ponemos en el plato. Ten en cuenta que es un niño por lo cual no puede comer tanto como tú.

Muchos padres me dicen: “es que come muy poco”; sin embargo, el problema no es que el niño coma mal o poco sino que nosotros queremos darle más comida de la que incluso cabe en su estómago.

Otra cosa es que la falta de apetito se alargue en el tiempo y deje de ser algo puntual, En ese caso, debes actuar antes de que las consecuencias sean más graves.

Ante esta inapetencia, lo primero que debes hacer es hablar con tu médico o farmacéutico para solucionar el problema lo antes posible. En segundo lugar, puedes “jugar” a hacer las comidas más atractivas, con las formas, los colores…, el objetivo es que les llame la atención visualmente para que tengan ganas de llevárselo a la boca.

También puedes involucrarle en la preparación de los alimentos, que te ayude a cocinar o a poner la mesa...

Si a pesar de esto tu niño no recupera el apetito, puedes ayudarte de un complemento alimenticio. Yo te recomiendo la gama de productos de Pediasure, desarrollada a base de vitaminas, minerales, concentrado de proteína de suero; está libre de lactosa y promueve el crecimiento de tu hijo. ¡Prueba la gama de sabores Pediasure desde aquí! https://www.farmacia4estaciones.es/busqueda?controller=search&s=pediasure

Share