Talco

Talco

Filtros clear

Filtrar por

Marcas
más... menos
Precio
Rango: 10 - 11

Hay 1 producto.

Mostrando 1-1 de 1 artículo(s)

Talco para el cambio de pañal

El talco es el producto por excelencia dentro del arsenal que tradicionalmente han usado padres y madres mantener la higiene del bebé. Concretamente en el momento del cambio del pañal. Sin embargo, aunque fue de los primeros productos de puericultura de la historia moderna actualmente no puede competir con las cremas de pañal que podrás encontrar en esta misma web. 

¿Es bueno el talco?

El talco es 100% para el bebé. No en vano ha sido usado por generaciones de padres y madres y nosotros mismos seguramente hayamos sido tratados con talco en el momento del cambio del pañal. Pese a lo que puedas leer el talco es un producto seguro, pero tiene carencias si lo comparamos con una crema de pañal.

¿Que es el talco?

El talco es un producto a base de silicato de magnesio, un mineral compuesto por: magnesio, sílice, oxígeno e hidrógeno y se extrae de minas de todo el mundo. Es un material poroso y muy blando, por lo que se puede trabajar con él con mucha facilidad y que sea tan común hace que sea usado en todo el mundo. 

La función principal del talco es absorber los excesos de humedad y grasa que se quedan sobre la piel. Es clave a la hora de tratar irritaciones ya que protege la zona y las previene, o evita que se extiendan si ya se ha producido la irritación. Es de muy fácil aplicación e inocua para la piel del bebé si se siguen unas sencillas normas de aplicación. 

El culito del bebé es una zona muy sensible, es muy fácil que acumule finas capas de humedad formadas tanto por su grasa corporal, como por restos de orina y heces y la propia agua que usamos para limpiarle, como de toallitas húmedas para el culito. El talco permite evitar ese exceso de humedad, después de una adecuada limpieza, y que una vez se vuelve a colocar el pañal no acumule humedad en exceso

Desventajas de usar talco frente a la crema de pañal

El problema del polvo de talco es que es una alternativa muy deficiente cuando se compara con las cremas de pañal. Mientras que con el talco tenemos que aceptar sus pros y contras, las cremas de pañal pueden adaptar su composición para evitar las principales deficiencias de los polvos de talco. 

El polvo de talco reseca la piel

La función principal de los polvos de talco es retirar la humedad de la piel (sudor, orín, agua, grasa, etc). Por eso si, reseca la piel ¿Es peligroso para el bebé? Todo en exceso es malo, mientras que las cremas de pañal pueden ser usadas de forma más asidua en el caso del bebe solo pueden usarse para el cambio de pañal. Con unas normas estrictas de aplicación (que vienen indicadas en el producto) no reseca la piel. Casos particulares o pieles especialmente secas tienen que ser consultadas antes con un pediatra para determinar si los polvos de talco son aplicables o no. Pero en la mayoría de los casos y con el uso adecuado, nuestro bebé no correrá riesgo de sequedad en la piel de su culito. 

El polvo de talco no previene la dermatitis de la piel

Actualmente las cremas de pañal incorporan tratamientos para evitar la dermatitis de la piel en los bebés, algo que los polvos de talco no pueden ofrecer. En el caso de que el bebé sufra dermatitis va a tener que usar un producto a parte, lo positivo es que el talco es inocuo por lo que una vez absorbida la crema o el tratamiento el talco puede seguir aplicándose con normalidad. Pero tienen que ser consultado un médico especialista para comprobar que el talco es adecuado con el resto de productos.