Cuidado del culito

Cuidado del culito

Filtros clear

Filtrar por

Marcas
más... menos
Precio
Rango: 3 - 38

Hay 40 productos.

Mostrando 1-12 de 40 artículo(s)

Cuida su culito

Toda la piel del bebé es muy sensible y susceptible de picores y rozaduras. De todo eso, el culito del bebé es de las partes más sensibles. La piel del culito concentra una gran cantidad de vasos sanguíneos y está en constante contacto con el pañal y los fluidos fecales, por lo que es una zona muy conflictiva para el bebé y es muy fácil que sienta incomodidad por higiene adecuada. Debemos mantener un estricto régimen de higiene ya que de descuidarse podemos provocarle hasta heridas o pequeñas llagas muy molestas y costosas de curar para nuestro peque.  

Cremas de pañal

Una de las mejores formas de cuidar su culito es con las cremas de pañal. Con ellas conseguiremos que la piel quede hidratada (ya que el contacto con las heces puede resecarlas) y protegidas, ya que favorecerá una barrera protectora. Gracias a ello evitaremos infecciones e incluso hongos, que pueden surgir en los pliegues de la piel y en las zonas más escondidas. Además dejaremos una sensación de frescor muy agradable en el peque de la casa, que hará que se sienta relajado y listo para pasárselo bien de nuevo.

Las defensas de los bebés aún se encuentran en proceso de formación por lo que zonas como la boca o el culito son muy susceptibles a posibles infecciones, por eso necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir para mantener protegido y seguro al peque de la casa. El uso de las cremas de pañal no sustituye a una higiene estricta, solo la complementa. Seguirá siendo necesario recurrir a lavados frecuentes, el uso de otros productos como el talco y acudir al pediatra para posibles dudas o infecciones. Las cremas de pañal ayudan a hidratar y proteger el culito del bebé, pero no pueden hacer nada sin una higiene básica y muy necesaria.

Dermatitis del pañal

La dermatitis de pañal es un problema cutáneo específicamente localizado en aquellas zonas en contacto directo con un pañal. Se produce por el contacto con las heces y orina que queda acumuladas en el pañal, además de productos químicos y por una mala higiene y uso de los protectores. La mejor forma de prevenirlo es con un estricto programa de higiene infantil que evite la acumulación de estas sustancias; los propios bebés sentirán una creciente incomodidad y te avisarán cuando sea momento de realizar un cambio de pañal, aunque es muy recomendable realizar revisiones periódicas para que el llanto sea sólo la última señal y no la primera.

La dermatitis de pañal provocará irritación e inflamación, por lo que será fácilmente detectable incluso al tacto, debido a la sequedad y rojez de la piel. Es importante acudir rápidamente a un médico especialista, ya que la dermatitis es un paso previo a problemas más graves como infecciones pero que son fácilmente evitables con una respuesta rápida. La crema de pañal será contraproducente si ya se han producido heridas o llagas, en caso contrario, ayudará a ir paliando la sequedad de la piel y que vuelva a recuperar la elasticidad natural. De todos modos, una vez detectada la dermatitis del pañal tienes que acudir a un profesional que será el que marque el calendario de tratamiento y los productos necesarios a usar. No te preocupes, es un problema relativamente habitual.

¿Cómo se irrita el culito del bebé?

Las heces del bebé y su orina alteran el PH de la piel del bebé, muy sensible a estas variaciones. Sin embargo, la piel del bebé se encuentra preparada para soportarlas si se sigue un régimen habitual de higiene diaria, pero el uso de productos químicos y de protectores que aunque no alteran el PH si someten a más presión a su piel. Por eso, aunque son muy necesarios para evitar posibles infecciones e incomodidad en el pequeño, tenemos que estar pendientes por posibles reacciones adversas y acudir a un especialista ante los primeros síntomas de rechazo.

El roce con el pañal causa picor

El uso de pañales es indispensable para los bebés ya que les protege y absorben los fluidos para evitar que dañen la piel. Sin embargo, el roce con el pañal incluso si se encuentra limpio puede provocar escozor en ciertas partes del cuerpo, como la parte interna de las piernas. Para esas zonas de rozaduras la crema para pañal evita la creación de sequedad y el subsecuente picor y escozores; de esa forma se neutralizan una de las principales causas de incomodidad en los bebés, dejandoles frescos y contentos.

Higiene básica y cuidados previos

Una de las formas más eficaces para evitar cualquier problema es llevar un régimen de higiene. Siempre es recomendable revisar al bebé cada dos horas cuando se encuentra despierto y siempre antes de cada comida. Usa siempre toallitas húmedas para limpiar al bebé y ten cuidado con no usarlas en exceso en cada limpieza, puedes correr el riesgo de alterar el PH natural de la piel y provocar escozor.

La mejor crema de pañal

La crema para el culito es de los elementos más importantes en la higiene del bebé, por eso tenemos que elegir la mejor crema de todas. Te dejamos algunos consejos para elegir la crema del culito que mejor se adapta a tu bebé.

Absorción

La facilidad de absorción de la crema es uno de los puntos más importantes. Debemos asegurarnos que se absorbe en su totalidad y en el menor tiempo posible, así evitaremos que se impregne el pañal y se acumule en los pliegues de la piel. Además, es importante la propia cantidad de crema usada ya que también y en función de la piel de cada bebé serán suficientes distintas cantidades de crema.

Perfume

El perfume usado por la crema es importante ya que los bebés son muy sensibles a los olores. La fragancia usada puede no resultarle agradable. Además, el uso de un perfume demasiado fuerte puede llevar asociada una mayor cantidad de alcohol y ser perjudicial para la piel del pequeño, sobre todo en etapas muy tempranas.

Consistencia pastosa

La consistencia de la propia crema ayuda tanto a su absorción como en su aplicación. Usar una crema demasiado líquida puede volver difícil la absorción y una demasiado pastosa puede impedir que se aplique correctamente. Puedes rebajar la crema con un poco de agua. En general tenemos que evitar que la mayor parte quede en nuestras manos en vez de en la piel del pequeño. Con pequeños masajes circulares serás capaz de extender toda la crema sin demasiado problema.