Sigue nuestro blog

Buscar en el blog

¿Por qué utilizar SPF todo el año y no solo en verano?

Publicado : 08/09/2021 16:33:16
Categorías : Consejos

¿Por qué utilizar SPF todo el año y no solo en verano?

El verano está llegando a su fin. La vuelta de las vacaciones está siendo dura, y más cuando he visto que el 22 de septiembre empieza ya el otoño, ¡qué rapidez! Automáticamente pensamos: fin del verano, fin del SPF. Es verdad que años atrás esto era lo más lógico. Pero ya nos hemos dado cuenta del error que supone esto para la piel. ¿Es necesario aplicar protección solar todo el año? Hoy te saco de dudas.

La radiación solar en verano es mayor.

Eso es obvio. Lo vemos en el calor sofocante que hace en el sur, y en lo bien que se está en el norte. Lucimos vestidos, pantalones cortos y nos atamos las sandalias a los pies. El cuerpo consigue un bronceado muy bonito que desgraciadamente solo dura la estación de verano.  De ahí la importancia de aplicar el protector solar con SPF 50. La distancia del sol con respecto a la tierra es mayor y por lo tanto la radiación es más intensa. Pero… ¿no se levanta el sol todos los días del año?

Aunque el cielo esté nublado, el sol sigue irradiando energía. La radiación ultravioleta que llega a la superficie de la tierra se divide en UVA y UVB.

La radiación UVA presenta una longitud de onda mayor y penetra más en la piel. Es la responsable de las alergias solares, del fotoenvejecimiento a largo plazo y del cáncer de piel.

La radiación UVB presenta una longitud de onda menor y es la responsable de las quemaduras solares y el eritema.

No aplicar protección solar durante todo el año puede ser la causa de tus manchas.

No es un misterio. El SPF, como su propio nombre indica protege frente al sol. Se despierta todas las mañanas igual que tú y hace sus tareas:

Aumenta la vitamina D del organismo, beneficiosa para el buen mantenimiento de los huesos.

Crea una vasodilatación y mejora la circulación sanguínea.

Mejora las enfermedades de la piel.

Aumenta el estado de ánimo.

Estimula la producción de melanina, el principal mecanismo de defensa natural.

Todos estos beneficios se pueden conseguir aplicando el SPF. La exposición excesiva de la radiación solar puede ser negativa si no aplicas la protección solar necesaria:

Acelera el envejecimiento de la piel.

A largo plazo, deteriora la superficie cutánea.

Aumenta la degradación de colágeno y elastina.

Intensifica las arrugas.

Estimula la producción de manchas por la hiperpigmentación.

Aumenta la probabilidad de padecer cáncer de piel y melanoma.

¿Por qué insistimos tanto en aplicar una protección el resto del año?

Aunque en invierno y el resto de las estaciones del año estemos más alejados del sol, no es razón suficiente para no aplicarse protección solar. Durante el verano, la piel se engrosa debido al mecanismo natural de la célula para protegerse frente a la radiación solar. Broncearse la piel es un mecanismo de defensa. Durante el invierno es al contrario. La piel es más fina, frágil y delicada y por ello más vulnerable a la radiación solar.

¿Sabías que el melanoma aumenta cada año un 10%?

Es impactante. El melanoma es el tipo de cáncer de piel más agresivo que existe. Cada vez la concienciación es mayor y la tecnología de los filtros solares avanza. Pero ¿por qué aumenta?

Según la asociación española contra el cáncer, AECC, el error se debe a los malos hábitos de la exposición solar. El tiempo de exposición, la aplicación insuficiente del SPF, la escasa renovación, la calidad de los filtros, el uso inadecuado de los filtros solares según la edad… hay muchos factores.

Las reglas más importantes para aplicar bien el SPF.

1. Elegir el protector solar que se adapte a tu tipo de piel: piel grasa, seca, sensible, con imperfecciones, con manchas, alérgica… y edad: bebe, niño, adulto.

2. Aplicar una cantidad suficiente en cada parte del cuerpo. La regla de los dos dedos no falla. Aplica lo que son dos dedos de crema en el rostro y en los brazos. y duplica esa cantidad en las piernas, el tronco y la espalda. Sin olvidar las orejas, los tobillos, detrás de las rodillas…

3. La reaplicación es clave cada dos horas, tras el baño y después de secarse.

¿Necesito aplicar la misma cantidad de SPF en verano que en invierno?

No hace falta. Durante las demás estaciones la exposición de la piel al sol es menor. La gran parte se encuentra escondida tras la ropa, los pantalones, jerséis y abrigos. Aplicar protección solar en el escote, la cara y el cuello es suficiente. ¡No te olvides de las manos!

¿Tengo que usar el mismo SPF que en verano?

Tampoco hace falta, la radiación solar es menor. Nosotras te recomendamos acudir a SPF más bajitos como un SPF 20 o 30. Existen formulaciones cosméticas que ya incluyen en el tratamiento hidratante una protección solar. Así se facilita la adherencia y la concienciación. Aunque además del tratamiento con el SPF te recomendamos usar una protección extra y reaplicar cada cierto tiempo.

Son todo ventajas, el SPF es la mejor antiarrugas que existe, el mejor antienvejecimiento. A partir de ahora queda oficialmente nombrado como tu mejor amigo durante todo el año. 

FUENTES

https://cancerdepiel.org/prevencion/proteccion-solar/proteccion-solar-durante-todo-el-ano

https://www.cancer.org/es/noticias-recientes/escoja-el-protector-solar-adecuado.html

https://www.nia.nih.gov/espanol/cuidado-piel-envejecimiento

Share