Alimentación del bebé

Alimentación del bebé

Filtros clear

Filtrar por

Marcas
más... menos
Precio
Rango: 1 - 165

Hay 467 productos.

Mostrando 1-12 de 467 artículo(s)

Alimentación bebe

El primer año de vida de nuestro bebé es crucial para su desarrollo, por eso debemos asegurarnos que tomamos las decisiones adecuadas. En general, y salvo casos especiales que deben ser considerados con los pediatras, la lactancia se debe mantener hasta que nuestro bebé tiene 6 meses, momento en el cual podemo iniciarle en el resto de alimentos. ¿Cuales? Dependiendo de cada fase del desarrollo serán más adecuados unos u otros. En nuestra farmacia online encontrarás un extenso catálogo donde elegir. Y para que tomes la mejor decisión posible te dejamos algunos consejos.

Potitos

Los potitos o tarritos son uno de los alimentos estrella de los bebés; permiten en un pequeño espacio concretar una gran cantidad de nutrientes y una amplia variedad de alimentos. Pero debemos tener cuidado. Si nuestro bebé ha comenzado el destete, tendremos que elegir potitos con consistencia y textura más líquida. Aunque nuestro bebé ya puede ingerir alimentos semisólidos, las consistencias más sólidas pueden darle problemas. Conforme crezca, podremos usar potitos más sólidos. Otro dato importante es evitar complementamente los potitos con azúcares añadidos y sales. Ya que a nivel renal perjudican a nuestro bebé. Vigila también el porcentaje de presencia de los alimentos, ya que no tienen porqué estar presentes todos en las mismas proporciones; si quieres iniciarle en alimentos concretos, elige tarritos que los contengan en mayor medida que otros.

¿Qué es la alimentación complementaria?

La alimentación complementaria es el inicio en la alimentación de nuestro bebé en productos diferentes a la leche materna. Es algo muy importante y no opcional. La lactancia materna a partir de los 6 meses no puede aportar todos los nutrientes y calorías necesarias, que pasan de 550 a 1050 en un plazo de pocos meses. Aportar todos estos nutrientes y vitaminas extra con otros alimentos es esencial para nuestro pequeño, le garantizará un mejor desarrollo posterior. Actualmente, la introducción a la alimentación semisólida se produce con el sistema “Baby Led Weaning”, en donde es el bebé (que a partir de los 6 meses comienza a mostrar interés por otros alimentos) el que decide qué alimentos ir probando, siempre entre los adecuados para su edad.

Papillas

Las papillas de alimentos triturados son otra forma de alimentación semisólida que suele suscitar algunas dudas en los padres. ¿En qué se diferencian potitos y papillas? Básicamente en la forma de preparación. Mientras que los primeros son productos elaborados y envasados al vacío; las papillas vienen deshidratadas, usualmente en forma de polvos, que deben ser preparadas en casa. Lo bueno de las papillas es que al ser preparadas por los padres, pueden hacerlo con leche materna, agua o leches de continuación o especiales según las necesidades del bebé. Pero la amplia oferta de potitos y tarritos hace que la elección sea más de preferencia personal de los padres, entre unas u otras. En todo caso, debemos tener en cuenta que son alimentos semisólidos, y como tal hasta el sexto mes no es recomendable introducirlos. Y nunca antes de los 4 meses.

Leches

La lactancia materna es, de lejos, la mejor opción para un bebé. Aporta los nutrientes más que necesarios durante los cuatro primeros meses, y es recomendable mantenerla hasta los 6. Sin embargo, a veces una madre no es capaz de continuar con la lactancia o incluso de iniciarla en primer lugar; así que las leches artificiales son un perfecto sustituto, ya que aportan la misma cantidad de nutrientes y beneficios. A partir del sexto mes de vida del bebé, la leche materna puede ser sustituida por leches artificiales, ya que la lactancia puede comenzar a ser molesta para la madre. E incluso antes si las circunstancias lo requieren. Pero ¿qué tipos de leches artificiales existen?

Leche de iniciación, continuación y crecimiento

Es normal que una madre no pueda producir toda la leche materna que necesita el bebé. Por eso, para que puedan reponerse las glándulas mamarias necesitan un poco de ayuda. Por eso existen las leches artificiales. Por ejemplo, hasta los 12 meses es recomendable utilizar leches de iniciación, las más parecidas en composición y nutrientes a la leche materna; aunque deben ser introducidas preferiblemente en la tercera semana. Una vez superados los 6 meses, el bebé puede iniciarse en las leches de continuación, con más proteínas y listas para responder a la mayor necesidad de nutrientes del bebé. Las leches de crecimiento, indicadas a partir de los 12 meses, servirán para aportar los nutrientes extras para desarrollarse tras ese primer año de vida.

Leches especiales

A veces un bebé puede presentar intolerancias, alergias o necesidades especiales que la leche materna puede no suplir. En esos casos es necesario recurrir a leches especiales. Recuerda consultar siempre con tu pediatra las necesidades especiales de tu bebé antes de realizar cualquier compra. En nuestra farmacia online especializada en bebés podrás encontrar leches para bebés intolerantes a la lactosa (o leches sin lactosa), leches hidrolizadas para los que no puedan metabolizar la proteína de la leche de vaca, leches o leches anti regurgitación; por problemas digestivos o intestinales de los más pequeños.

Biberones, tetinas y otras ayudas

Tan importante como las leches, son los biberones y tetinas usados para administrarlos. Debemos prestar especial atención a todos los complementos de la alimentación infantil, no solo a la alimentación en sí. Sobre los biberones siempre deberemos prestar atención al material del que están hechos: vidrio o los biberones de polipropileno. Y en cuanto a la tetina deberemos fijarnos tanto en si son de latex o de silicona, si quieres más información visita la sección. Encontrarás una detallada explicación de cada posible variable.

Calienta biberones

La leche que damos a nuestros bebés debe encontrarse a la misma temperatura que la materna, ya que es para lo que sus cuerpos se encuentran preparados. Y para un óptimo estado, es siempre mejor usar un calientabiberones, ya que es más rápido que la técnica del baño maría y más saludable que el microondas. Aparte, calentar la leche en el biberón reducirá su exposición al aire y permitirá que se mantenga en buen estado durante más tiempo. En nuestra farmacia online encontrarás calientabiberones universales, para cualquier marca y especializados en biberones concretos.

Sacaleches

La lactancia materna es muy importante para el bebé, aporta numerosos beneficios nutritivos, inmunológicos y anímicos, al estimular la relación entre madre e hijo. Pero a veces por cuestiones fisiológicas, como los pezones sensibles, una madre no puede amamantar a su hijo muy seguido. En ese sentido, los sacaleches permiten de forma sencilla e indolora extraer la leche materna para ser almacenada en biberones para su posterior consumo. También es una solución perfecta para aquellas madres que segregan mucha leche y necesitan liberar la presión.

Esterilizadores

Como cualquier otra persona un bebé es susceptible a las infecciones, de hecho más que una persona adulta. Por ello siempre debemos esterilizar tanto biberones como tetinas, al menos hasta los 4 meses aunque siempre es recomendable continuar haciéndolo. Los estilizadores permiten esterilizar de una forma fácil y sencilla. Y son un complemento casi obligatorio para cualquier padre.